Acerca de las previsiones continuas

En una previsión tradicional, el ciclo de previsión siempre está enlazado al fin del año fiscal, y los meses del periodo de previsión se siguen reduciendo conforme progresan los meses el año fiscal.

Las previsiones continuas difieren de las previsiones tradicionales en el hecho de que son continuas sin tener en cuenta el periodo final del año fiscal anual. Los periodos de una previsión continua se acumulan según la ventana predefinida de la previsión continua. Los periodos se suelen definir cada mes o cada trimestre. Normalmente las previsiones continuas mensuales se muestran en ciclos de 12 meses, 18 meses o 24 meses. En un ciclo de 12 meses, el periodo de 12 meses cambia de forma constante cada mes, y cada mes la previsión es para los doce meses siguientes sin tener en cuenta el fin de año fiscal real.

Por ejemplo, supongamos que una compañía tiene un calendario fiscal para del mes de julio al de junio. En el primer mes del año (Jul, AF11) los usuarios de la compañía rellenan el escenario de previsión para los periodos de Jul 11 a Jun 12. En el mes siguiente (Ago 11), los usuarios vuelven a rellenar el escenario de previsión con números para los siguientes 12 meses (Ago 11 - Jul 12), incluso aunque el periodo Jul 12 pertenezca al siguiente año fiscal de Jul AF12-Jun AF13.

A continuación se muestran algunos ejemplos de previsiones continuas:

Figura 18-1 Previsión continua de 12 meses


Ejemplo de una previsión continua cada 12 meses

Figura 18-2 Previsión continua trimestral


Ejemplo de una previsión continua trimestral

Figura 18-3 Previsión continua con acumulación trimestral (trimestres continuos con un total acumulado)


Ejemplo de una previsión continua trimestral

Figura 18-4 Previsión continua donde hay segmentos adicionales para Real y Año del plan


Ejemplo de previsión continua en la que hay segmentos adicionales para el año real y el año del plan